Strict Standards: Redefining already defined constructor for class ADODB_Active_Record in /home/bricolaj/oficinadeturismo.net/private/lib/adodb/adodb-active-record.inc.php on line 85

Strict Standards: Non-static method ADODB_Active_Record::SetDatabaseAdapter() should not be called statically in /home/bricolaj/oficinadeturismo.net/article.php on line 60
Museo Aeronáutico de Holanda

Museo Aeronáutico de Holanda

Museo Aeronáutico de Holanda

Tras once largos meses cerrado, el museo aeronautico holandés ha reabierto sus puertas. En este tiempo, se ha mudado del Aviodomo en el aeropuerto de Schiphol (Amsterdam) al Aviodromo del aeropuerto de Lelystad.

Tras once largos meses cerrado, el museo aeronautico holandés ha reabierto sus puertas. En este tiempo, se ha mudado del Aviodomo en el aeropuerto de Schiphol (Amsterdam) al Aviodromo del aeropuerto de Lelystad.

El Aviodomo (Domo de la avia­ción), como se conoce a este museo, se había quedado pequeño tras tres décadas de crecimiento. Por eso, se tomó la decisión de trasladarlo a unas nuevas instala­ciones en el aeropuerto de Lelystad, construido sobre terreno reclamado al mar en la zona conocida como «Zuiderzee». Esta zona, en la Se­gunda Guerra Mundial, era sobre­volada regularmente por los avio­nes entre el Reino Unido y la Euro­pa continental, y en ella encontra­ron su fin muchos de ellos, incapa­ces de llegar hasta sus bases.

Hoy el aeropuerto de Lelystad no sólo acoje al Aviodomo, incluidos sus dos aviones volantes, un DC-2 y un L-749A, si no a varias organi­zaciones y grupos históricos ho­landeses.

El Aviodomo ha pasado de un do­mo a un gigantesco edificio en for­ma de ala que acoje, no sólo la ex­hibición de aeronáutica, si no una sala de recepciones, un cine, un restaurante, salas de congresos y, por supuesto, la tienda del museo.

Visita al museo Aeronáutico de Holanda

La entrada para los visitantes no puede ser más sorprendente. Tras ver en la puerta el prototipo del Fokker 50, entran en un ascensor, o quizás deberíamos decir una má­quina del tiempo. El descenso les lleva desde los prehistóricos Pte­rodáctilos hasta las lanzaderas es­paciales, pasando por todo lo que ha tenido alas por medio. Al salir, lo primero que se ve es a Otto Li-lienthal volando sobre una colina, mientras, un poco más lejos, Louis Bleriot cruza el canal de la Mancha mientras uno de los aviones de los hermanos Wright es preparado pa­ra el primer vuelo de una aeronave motorizada en Holanda, lo que ocurrió el 27 de junio de 1909.

Después encontraremos el Fokker Spin, el cual, colgando frente a una pantalla donde se proyecta una película, podemos ver volando sobre la iglesia de Haarlem. En este recorrido de regreso hacia nuestros días, los siguientes aviones son también diseños de Anthony Fok­ker. Primero un Dr.l de la Primera Guerra Mundial en el frente oeste, seguido un Koolhoven Bantam ex­puesto en la exposición ELTA de Amsterdam en 1919, pasando por al factoría Fokker en los años veinte y un Fokker F.VIIa en Batavia (hoy Yakarta, Indonesia) en los colores de Netherlands East Indies. Des­pués, a través del fuselaje de un Fokker F.XVIll en reconstrucción, llegamos a la Segunda Guerra Mundial, que se representa con un Supermarine Spitfire en los colores utilizados en las Indias Orientales holandesas (Indonesia) tras esta, así como un V-1 alemán. Cuando este­mos dentro del fuselaje, este co­menzará a moverse, y en sus venta­nas se proyectará una película en blanco y negro, tomada en la ruta a Batavia. Podremos ver las pirámi­des, Iraq y los palacios en India.

En la zona central del edificio se encuentran los aviones más mo­dernos: un C-47 de KLM. Un Tiger Moth y un Fokker S-11 comparten la plataforma de Schiphol en los años cincuenta. Un Hawker Hun­ter británico, frente a un MiG-21 de la Alemania del Este, que espe­ra en un refugio, y un Sikorsky de la Marina holandesa a bordo del portaaviones holandés Karel Door­man. Sobre ellos, varios veleros y un Piper J.3 remolcador vuelan en el circuito.

La siguiente pare de la exposición la componen dos de los mayores aviones del museo: el Fokker F.27 más antiguo que existe, uno de los prototipos, y un DC-4. Este está en pleno overhaul, el cual se realiza allí mismo, lo que permite a los vi­sitantes ver el interior del avión y otras partes que normalmente están tapadas por planchas.

Frente al edificio, y al otro lado de la calle de rodaje que lo une con las pistas del aeropuerto, se encuentra una réplica de la ter­minal y torre de control originales de Amsterdam, destruidos por los alemanes. Ello nos lleva de regre­so a 1928, y frente a ellos encon­tramos varios aviones en vuelo, como un DC-2 y un DC-3 naran­ja, los colores empleados por los holandeses tras la invasión ale­mana. Junto a ellos está previsto que se vayan añadiendo otros aviones de época.

Sin duda esta zona es la más atractiva para los visitantes, con innumerables oportunidades y án­gulos para tomar fotografías. Sólo queda esperar que el Constellation se una pronto a esta colección.

Frente a Schiphol se ha construi­do una réplica de un hangar britá­nico tipo T-2. Allí dentro, los visi­tantes pueden ver algunos de os aviones en los que se trabaja ac­tualmente, así como otros que están almacenados. Un ejemplo es un P.2 Neptune, usado por la Mari­na holandesa, pero que hoy está pintado con los colores de KLM después de haber sido usado por la Escuela Técnica de KLM.

Se encuentra en Frankfurt y cuenta con una de las más importantes colecciones de Alemania. En su acervo hay 2.700 cuadros, de los que se exhiben 600 y una colección gráfica de 100.000 dibujos y láminas así como 600 esculturas. Tiene una biblioteca de 100.000 libros y 400 publicaciones periódicas. En su recorrido, promete emociones artísticas únicas.
Calificación:
Recomendamos Leer

Se encuentra en Frankfurt y cuenta con una de las más...
La ciudad murciana de Cartagena desempeñó un papel...
Está ubicado en París, Francia, en el palacio del...
0 Comentarios
  • No hay comentarios hasta el momento. Se el primero en comentar!

Dejar comentario
Suscribirse